Una segunda oportunidad para la ropa vieja


La creatividad será la herramienta principal para no dejar ir a la basura una prenda de vestir.

Pantalones, camisas, camisetas, medias y más prendas de vestir pueden tener una segunda oportunidad para ser usadas y no terminar en los basureros públicos, incrementando aún más el volumen que estos ya tienen. Las prendas de algodón o lino tardan en degradarse entre 1 y 5 meses, las de lana en aproximadamente un año, las de poliéster entre 3 y 5 años, pero ahora hay muchas de esas prendas que son elaboradas con fibras sintéticas que tardan cientos de años en desaparecer por completo; lo que afecta más son los productos que se usan para su fabricación, como los tintes y químicos que terminan en las alcantarillas, los ríos y los mares. Estas razones y también las económicas son más que suficientes para que en el hogar se recicle la ropa, ya sea heredando al más pequeño o dándole otro uso y de esa manera alargar sus beneficios. Si bien algunas reconocidas marcas mundiales de ropa han comenzando a confeccionar prendas en algodón 100 % orgánico o con materiales biológicos y otras a recuperar prendas viejas de jean para reutilizar la tela en colecciones nuevas, esto no ayuda mucho al planeta porque son solo unos cuantos, que podrían ser más con el reciclaje en casa.



TRANSFORMACIÓN. Los bolsos de camiseta resultan cómodos para llevar objetos personales o para las compras.

Transformarlos Lo más fácil es convertir un pantalón en short. Con habilidad se corta las piernas hasta la altura deseada y se hace un filo para evitar que se deshile, si se desea se le pega apliques (cosiéndolos con aguja e hilo o con goma para tela) que servirán para resaltar el modelo e incluso para esconder partes que estén desgastadas o rotas. Con la tela que quedó de las piernas se puede crear unas buenas babuchas, bolsos pequeños o grandes para lo que se requerirá de tijeras, aguja, hilo y mucha paciencia. En internet se encuentra una infinidad de tutoriales que dan ideas y los pasos a seguir para cada transformación. Con las camisetas se pueden hacer bolsos. Se cortan las mangas y el cuello, por dentro de la costura, y se estira. La parte inferior se la puede coser de manera reforzada o hacerla un fuerte nudo y lista para usarla. (CM)


Las camisas de papá ° Si se han manchado o están ya ‘viejitas’, las camisas de papá y las blusas de mamá sirven muy bien como delantales escolares que ayudarán a los más pequeños a no ensuciar su uniforme. Claro que habrá que cortar las mangas y hacerle un poco de ajustes, que con hilo y aguja será cosa fácil. Con poco más de habilidad, esas camisas se pueden convertir en hermosos vestidos para las niñas más pequeñas de la familia. Para el delantal, cortar la media espalda hasta el ras del cuello (la costura), y las mangas (desde las axilas y por las costuras) hasta el cuello, hacerle un filo para evitar que se deshile y listo. E tipo de tela usada para las blusas y las camisas suele ser el adecuado para que sirva como protector de prendas delicadas a la hora de planchar. Esos retazos pueden ser colocados encima de la ropa para evitar que tenga contacto directo con la plancha y así evitar que la dañe, la queme o la deje brillosa.




Fuente: LaHora.com.ec

Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

¡Parte de tu vida!

© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.