Qué se considera exactamente infidelidad emocional y qué efecto puede tener en una pareja


La mayoría de las personas tienen ideas claras sobre lo que constituye engañar en una relación. Las parejas en una relación monogámica convencional generalmente piensan que cualquier contacto sexual con un tercero es una traición, mientras que muchas parejas con relaciones más abiertas a menudo tienen reglas claras sobre lo que cuenta y lo que no cuenta como infidelidad física.


Pero mientras que la infidelidad física puede ser fácil de definir, la infidelidad emocional puede ser un campo minado. Aunque la frase es muy conocida, las personas tienden a tener ideas diferentes de lo que significa ser infiel emocionalmente.


¿Es una copa con un colega que podría atraerte? ¿Qué tal intercambiar mensajes frecuentes con alguien que tu pareja percibe como una amenaza? ¿O qué hay de dejar comentarios levemente sugerentes en la publicación de las redes sociales de un extraño?

Lidiar con diferentes definiciones de infidelidad emocional puede ser un desafío para las parejas, y una falta de coincidencia en las expectativas podría amenazar una relación.


Pero no siempre ha sido así. El concepto de fidelidad emocional es relativamente nuevo, producto de cambios sociales que han dado forma a lo que las personas esperan de las relaciones, más allá de las necesidades básicas.


Hoy en día, la gente generalmente espera que la relación signifique una intimidad emocional compartida exclusiva. Y a medida que la era digital crea más formas de comunicarnos, comprender qué interacciones fuera de la relación cruzan la línea hacia un territorio peligroso se ha vuelto más difícil que nunca.


Concepto moderno

En términos generales, la infidelidad emocional describe una situación en la que una persona en una relación desarrolla una conexión emocional importante con alguien que no es su pareja, de una manera que cruza una línea sin necesariamente volverse física.


Esto se basa en la idea de que ciertos tipos de intimidad solo deben compartirse con una persona importante, y que al invertir emocionalmente en un tercero, una persona puede socavar su relación y la conexión emocional exclusiva dentro de ella.

Al igual que el engaño físico, la infidelidad emocional puede destruir a las parejas.

Pero la idea de que la infidelidad emocional podría ser la sentencia de muerte para algunas relaciones es bastante nueva.

Según Michelle Janning, profesora de sociología en Whitman College, Washington, Estados Unidos, que se especializa en roles sociales, familia y relaciones, la creencia de que uno puede ser infiel emocionalmente es un concepto relativamente moderno.


Janning cree que el marco actual de la relación a largo plazo, como “una vida de compañerismo monógamo entre dos personas con una conexión emocional como el superpegamento que los mantiene unidos”, es producto de cambios recientes.


Históricamente, señala, no se esperaba que un cónyuge satisficiera las necesidades emocionales de su pareja. El matrimonio a menudo se basaba en la seguridad económica, la geografía, los lazos familiares y los objetivos reproductivos; en los matrimonios que no estaban fundados en el amor, se entendía que las personas podían encontrar la realización emocional en otra parte.


Pero a lo largo de los últimos 200 años, nuestra comprensión de las relaciones ha cambiado. En las naciones desarrolladas, los matrimonios por amor se han convertido en la norma, y en el último siglo el auge del individualismo ha significado que las personas hayan comenzado a priorizar el cuidado personal y la realización personal.


Hoy en día, las personas quieren que su pareja satisfaga sus necesidades emocionales, lo que significa que satisfacer las necesidades emocionales de un tercero podría, por primera vez, verse como una traición.


Ser físicamente fiel puede que ya no sea suficiente; ahora, muchas parejas creen que recurrir a un tercero para algunos aspectos de la felicidad y el bienestar emocional puede ser una especie de traición.


Cómo definir la infidelidad emocional en la era digital


Antes de que la tecnología se incrustara en nuestras vidas, la infidelidad emocional podría haber significado entablar una amistad inapropiadamente cercana con un colega, compartir sentimientos o pensamientos que una pareja podría asumir que solo ellos conocían.


También podría haber significado reunirse con un ex a espaldas de una pareja, ocultar aspectos de la vida de uno a una pareja que esperaba que su ser querido fuera un libro abierto.


Pero la revolución digital ha ofrecido muchas más formas para que la gente se conecte, desdibujando las líneas entre lo que es y no es una reunión o interacción, además de ofrecer una forma más anónima de comunicarse a través de pantallas que pueden permitir que las personas sientan que no se están rompiendo las reglas.



“Las redes sociales en general han cambiado la forma en que nos reunimos e interactuamos con los demás”, dice Amira Johnson, experta en salud mental y conductual en Berman Psychotherapy, Atlanta, EE. UU.


Con los teléfonos inteligentes y las plataformas de redes sociales, dice, es fácil involucrarse en un comportamiento que podría conducir a la infidelidad emocional, como dar me gusta o comentar la foto de otra persona, contactar a viejos amigos o involucrar a extraños en un debate.


Por supuesto, las personas tendrán diferentes puntos de vista sobre lo que está y no está permitido. Mientras que algunos podrían considerar que dar me gusta a la publicación de redes sociales de una persona en particular es una infidelidad, otros podrían pensar que esto no es motivo de preocupación.


En algunas relaciones, existe un entendimiento general de que las conversaciones profundamente personales deben permanecer en la pareja, mientras que para otras, las amistades emocionalmente vulnerables son algo que todos deberían disfrutar.


Coquetear con alguien por mensaje de texto podría ser inofensivo para algunas parejas, mientras que para otras sería el final de la relación.


“Cada pareja tiene su propia visión específica de lo que constituye hacer trampa, que puede variar desde crear conexiones con otros hasta pasar tiempo con otra persona que la pareja puede percibir como una amenaza, incluso si esa relación es completamente platónica”, dice Marisa Cohen, científica especializada en relaciones de la aplicación de citas Hily.


¿Separarse o sobrevivir?

En general, la investigación muestra que las personas encuentran la infidelidad sexual más preocupante que la infidelidad emocional.


Pero un estudio de la empresa británica de mercadeo YouGov de 2015, de 1660 adultos británicos, mostró que el 44 % de los encuestados creía que formar una relación emocional (en lugar de física) con alguien que no era su pareja constituía un engaño. Mientras tanto, el 15% de los encuestados dijo que se había involucrado en este tipo de comportamiento durante una relación.


Fuente: EL UNIVERSO

Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram