“Oh, sí, dame más”: Con una voz “sexy” estos cubos de basura buscan seducir al público



Al abrir un cubo de basura, ¿Qué escuchas? Generalmente solo el ruido de un metal viejo golpeando, o si es plástico, probablemente no escuches nada.


Pues bien, en la ciudad sueca de Malmö decidieron aplicar picardía y ponerle “voz” a los basureros. Pero no sería cualquier voz: sería una voz sexy y “sucia”. Con frases como “Oh sí!”, “Dame más”, “Sí, justo ahí”.


De hecho, la iniciativa detrás de esto se llama “Dirty Talk”, que se traduce como charla sucia, pero también se usa para referirse a conversaciones candentes de tono sexual. Usar ese juego de palabras calza perfecto, porque aquí, quieren hablar de la basura.


¿Cómo funcionan?

Según señaló Elina Carlstein, resp2onsable de comunicación del Ayuntamiento de Malmö que trabajó en el proyecto, a Metro World News, “las papeleras están equipadas con WiFi y tecnología para que podamos programarlas para que emitan un mensaje de audio cada vez que alguien las abra. Básicamente, sólo hay que tirar del asa”.


O sea, tiras y te responde. Pero la creatividad pícara de los suecos detrás de este proyecto, no termina ahí. Carlstein señala que “también pusimos pegatinas con un número de teléfono, colocadas en clubes nocturnos de Malmö, con la leyenda “¿Quieres hablar sucio? Llama ahora”. Las personas que llamaban recibían un mensaje de texto con datos sucios sobre la basura”.


¿Críticas?

La encargada del proyecto señala que sí, han habido críticas. Pero que también, le llama la atención que los medios internacionales se han concentrado en la voz femenina del basurero, y no tanto en la voz masculina (que igual habla “sexy” y en doble sentido).


Incluso medios internacionales apuntan a que el uso de esta táctica vuelve a poner sobre la mesa el tema de la sexualización de las voces, como por ejemplo, el uso de voces femeninas para asistentes virtuales. Recordemos que hace poco se lanzó el primer asistente virtual con voz neutra:



¿Cómo se les ocurrió instalar cubos de basura parlantes?

— Tirar basura es un problema medioambiental muy caro. Malmö gasta millones en limpiar las calles, como la mayoría de las grandes ciudades del mundo. Al mismo tiempo, también trabajamos con campañas, comunicándonos más directamente con nuestros ciudadanos. Detrás de los contenedores parlantes, hay una iniciativa más amplia llamada “Dirty Talk” (“Snacka Snusk” en sueco). La campaña combina una serie de métodos no convencionales, todos ellos profundamente arraigados en la ciencia del comportamiento. Sabemos que los adultos jóvenes de Malmö son los que más ensucian, así que teníamos que abordar este comportamiento irracional con una estrategia poco convencional, que implicara una gratificación instantánea. Conseguir que la gente hable del tema más sucio de todos: tirar la basura.


Los cubos de basura formaban parte de una fase de sensibilización, en la que personas que normalmente nunca se acercarían a un cubo, ahora se animarían a hacerlo.



Fuente: MetroEcuador

Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram