Mujer acude al hospital para retirarse un DIU y terminan amputándole las piernas


En septiembre de 2018, Vanessa Dib Velázquez, de entonces 27 años acudió al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para el retiro del Dispositivo Intra Uterino que llevaba. Asistió al menos en tres ocasiones a la Unidad de Medicina Familiar número 9 (UMF-9) del IMSS en Querétaro, por un dolor abdominal.


Fue entonces que le diagnosticaron una infección en vías urinarias y colitis, por lo que se le dio tratamiento. Los médicos le extrajeron el DIU con pinzas sin realizar previamente un ultrasonido ni ningún tipo de estudio.


Tres días después, Vanessa regresó por un dolor lumbar agudo, poniendo como antecedente el retiro del dispositivo. Su salud empeoró y fue trasladada al área de urgencias por una gran pérdida de sangre, gastroenteritis infecciosa y deshidratación severa.


Según el reporte, sufrió tres paros cardiacos. Requirió reanimación por 30 minutos, tuvieron que proporcionarle respiración mecánica, intubarla y realizarle una transfusión sanguínea. Finalmente se llevó a cabo la extirpación de útero y ovario y posteriormente, se le amputaron ambas piernas.


“Me ofrecen 88 mil pesos por la reparación del daño, ¿Yo le pregunto a los médicos si eso valen sus piernas? Con gusto se los pago para que me regresen las mías”, manifestó Vanessa, quien ahora tiene 31 años.


Aunque la joven asegura que el dinero “ayudaría”, no repara el daño por lo que acusa al IMSS de negligencia médica. Asimismo, le exige a la institución unas prótesis nuevas, un aumento de pensión porque tiene lo mínimo, así como becas y talleres para sus dos hijos ya que es madre soltera y dependen únicamente de ella.




Y es que Vanessa también estuvo en coma durante nueve días y mencionó que el IMSS le reportó a su familia que ella ya tenía una infección y que “era su culpa” estar en dicha situación. Ella aún debe someterse a otra cirugía para que le retiren un hueso de su pierna que le molesta.


La CNDH reitera que se trata de un caso de negligencia médica

Ahora, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha intervenido, señalando que el personal médico trasgredió los derechos a la protección de la salud, a la integridad personal, a la salud sexual y reproductiva, además de que dañaron el proyecto de vida de la víctima.


La CNDH agregó una serie de daños fisiológicos, sexuales y psicológicos por los que ha atravesado la víctima y dijo que “si bien el proceso se llevó a cabo para salvar la vida de la víctima ante el avance de la infección, lo aplicado fue resultado de una inadecuada atención médica, un diagnóstico deficiente e incompleto y de un inadecuado seguimiento de control, que permitieron el avance importante de la infección que pudo prevenirse”.


En redes sociales la indignación estalló y mostraron su apoyo a Vanessa para llegar hasta las últimas consecuencias.

”Ni todo el dinero del mundo puede resarcir un daño así”. ”88 mil?? En serio eso valen las piernas y la matriz de una mujer??”. “Todos esos médicos deberían ir presos”. “En ese tipo de casos deberían retirarles la cédala dizque profesional”, imagínense que asómate siguen atendiendo“. “Ni los veterinarios son tan negligentes con las mascotas“. “A esos médicos les interesa más el dinero que la salud de las personas”.


Fuente: METRO ECUADOR

Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram