top of page

Los pesebres familiares, una tradición que sigue vigente en Cuenca


Lo que empezó como una tradición familiar se convirtió en un acto de fe y agradecimiento por las bendiciones recibidas. Lo que empezó en un pequeño espacio de la chimenea terminó por ocupar la sala entera de su casa ubicada en Cuenca. Así resume don Patricio Bravo la historia de su pesebre.


Patricio es un cuencano que viajó a Estados Unidos en su juventud. Antes de dejar la ciudad, sus hermanos y sus papás ya solían armar los pesebres conforme se acercaba la Navidad. El acto estaba presente en la familia.


Cuando Patricio regresó del extranjero, hace 46 años, lo primero que hizo en diciembre fue armar un nacimiento pequeñito. José, María, el niño Jesús y los tres reyes magos.


Sin embargo, año a año, Patricio, junto con su esposa, adquirieron figuritas que se fueron sumando al pesebre que se encuentra en la ciudadela UNE, en Totoracocha. Lentamente, cada diciembre, el nacimiento se fue extendiendo por la sala, hasta que llegó a ocuparla completamente.


“Esta me da la satisfacción de que el Niño me dio se don de poder expresarlo mi cariño a él, al Niño Jesús, y de poder darle alegría a los niños, a mis nietos y a mi familia, porque ellos disfrutan del Nacimiento”, dijo Patricio a diario El Mercurio.


Patricio es el encargado de armar el pesebre, y para ello estableció espacios. El primero, y más importante, es el nacimiento de Jesús. Luego le sigue una zona que emula el pueblo de Belén. Más allá está un lugar en donde reposan las actividades rurales y sus tradiciones.


Y en una esquina está la nieve y los colores de la Navidad. Este espacio, para Patricio, es un recuerdo de su paso por New York.


Por la magnitud del pesebre, los muebles de sala son la estructura que resiste el peso de cientos de figuritas, cuya distribución, a Patricio, le toma alrededor de dos meses.

El pesebre de San Roque

A diferencia de Patricio, que arma su Nacimiento en la sala, don Reinaldo Criollo lo arma en su patio. De no hacerlo sería imposible exhibir cada una de las imágenes religiosas y tradicionales que ha ido adquiriendo en los últimos 48 años.


La historia del pesebre de Reinaldo también parte por una tradición que llegó a través de sus padres y por un acto de fe. Sin esa confianza y sin la creencia en el Niño Jesús, el Nacimiento no tuviera tantos detalles.


“Nuestro Nacimiento era pequeñito. A veces hacíamos en un pequeño espacio del patio, pero luego creció porque teníamos muchas cositas para colocar, entonces le hice una casa a él, al Niño”, contó Reinaldo.


En el espacio en donde se emplaza el pesebre tranquilamente se puede construir una media agua. Pero en vez de eso está una maqueta gigante que emula a Belén, a zonas agrícolas, a haciendas, volcanes, ríos, iglesias y tradiciones de los pueblos.

Tanta es la pasión que le ha puesto Reinaldo a su Nacimiento que colocó un motor que impulsa el agua por las cuencas hidrográficas que él mismo construyó.


No obstante, armar semejante pesebre no fuera posible si no tuviera el apoyo de su familia. En esta ocasión, Reinaldo contó con la ayuda de sus dos hijos y su esposa.


“Luego de la pandemia pudimos volver a armar para seguir con la tradición. Vale decir que nunca se repite el pesebre. Siempre, año tras año, se hace algo novedoso. Siempre hay figuras nuevas”, dijo Jorge Criollo, quien además de ser hijo de Reinaldo, fue ex jugador del Deportivo Cuenca en la década del 90.


El pesebre de la familia Criollo se encuentra en el tradicional barrio de San Roque, en la intersección de las calles Remigio y Romero, y Lorenzo Piedra. Las personas pueden visitar el Nacimiento todos los días, desde las 10:00 hasta las 21:00. La entrada no tiene ningún costo.

Un pesebre en la Catedral Vieja

Los Nacimientos de Reinaldo Criollo y Patricio Bravo no son los únicos de Cuenca que tienen un tamaño considerable. En la Catedral Vieja, por ejemplo, se encuentra el pesebre de Martha Coronel.


El Nacimiento, que ocupa toda una capilla, está compuesto por 2.000 piezas que forman un mercado, el Pase del Niño Viajero, las fiestas tradicionales del Ecuador, entre otras actividades de las zonas rurales.


Los interesados pueden recorrer el pesebre hasta finales de diciembre. Los horarios de atención son: de lunes a viernes, de 08:00 a 16:00, y sábados y domingos, de 08:00 a 14:00.


Fuente: EL MERCURIO

Kommentare


Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram
bottom of page