top of page

El cambio en la alimentación que ayuda dormir mejor

La investigación emergente en el campo de la crono nutrición sugiere que la elección adecuada de alimentos y horarios de comida podría mejorar nel descanso nocturno. Consumir la cena temprano y mantener horarios constantes son dos recomendaciones clave. Además, alimentos base de la dieta mediterránea, conocidos por sus beneficios para la salud, también podrían potenciar la calidad del sueño.


Para quienes buscan mejorar su descanso, los especialistas recomiendan cenar al menos de dos a tres horas antes de acostarse, para evitar así alteraciones en la calidad del sueño causadas por la digestión, que eleva la temperatura corporal y puede generar reflujo ácido.


La duración y la calidad del sueño, según sugiere la evidencia, tienen un impacto considerable en la salud humana, asociándose con un aumento en el riesgo de enfermedades como el cáncer, problemas cardiovasculares, diabetes y un alza en la mortalidad por todas las causas. “Cambios en la calidad y arquitectura del sueño podrían estar vinculados con el deterioro cognitivo”, aseguró a WSJ Kelly Baron, directora del programa de medicina conductual del sueño de la Universidad de Utah, subrayando la importancia de considerar los hábitos de sueño y alimentación en el manejo de la salud a largo plazo.


La consistencia en los horarios de las comidas es otro factor importante, lo que ayuda al cerebro a distinguir entre los momentos de actividad y descanso. Además, no obviar el desayuno contribuye a evitar decisiones alimenticias poco saludables por la noche, que pueden afectar la calidad del sueño.


Un aspecto crucial que emerge de la investigación “Efectos de la dieta sobre la calidad del sueño”, publicada en PubMed Central, es que determinados alimentos pueden jugar en la promoción de un sueño reparador.


Alimentos específicos como la leche, el pescado graso, el jugo de cereza agria y el kiwi han sido examinados por su potencial para mejorar la calidad del sueño. Estos estudios ofrecen una ventana a lo que podría ser una forma relativamente sencilla y natural de combatir problemas comunes como el insomnio y otras perturbaciones del sueño.


En una reciente investigación de Science Direct, “Asociación entre dieta y calidad del sueño: una revisión sistemática”, también se ha explorado la conexión entre hábitos alimentarios y la calidad del sueño, se ha encontrado evidencia de que lo que que se come influye significativamente en cómo se duerme.


La alimentación sana se vincula con un sueño de mayor calidad, mientras que los alimentos procesados y ricos en azúcares podrían deteriorar nuestro descanso nocturno. Ese estudio, que revisó diversas investigaciones hasta noviembre de 2019, destaca cómo las elecciones dietéticas podrían estar jugando un papel crucial en el bienestar físico, como también en el ciclo de sueño-vigilia.


Fuente: Infobae


Comments


Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram
bottom of page