top of page

El alcohol y cómo afecta a la calidad de la dieta



El consumo de alcohol está estrechamente vinculado al consumo de alimentos. Todos recordamos el antiguo remedio casero de beber un vasito de alcohol antes de comer para abrir el apetito. ¿Era solo una costumbre o realmente tenía algún fundamento científico?


Efectos del alcohol en el apetito

Efectivamente, el consumo de bajas cantidades de alcohol promueve el apetito y puede estimular la ingesta de alimentos. Se conoce que, tras su consumo, no se generan las correctas señales de saciedad en el sistema nervioso que modulan la ingesta de alimentos a corto plazo, aumentando la ingesta calórica total.


Por el contrario, el consumo excesivo de alcohol mantenido en el tiempo suele acompañarse de pérdida del apetito y malnutrición en la persona, debido a las alteraciones fisiológicas que produce el alcoholismo.


¿Qué aporta el alcohol a la dieta?

El alcohol es una sustancia altamente calórica que aporta en torno a 7 kilocalorías por cada gramo de etanol: una lata de cerveza o una copa de vino, por ejemplo, contienen cerca de 120 calorías. No obstante, se trata de "calorías vacías", dado que no incluyen un aporte adicional relevante de otros macronutrientes, vitaminas o minerales.


La industria alcoholera, principalmente la del vino, pone mucho interés en difundir su riqueza en polifenoles, sustancias que destacan por sus propiedades antioxidantes.


Sin embargo, del total de la ingesta media de polifenoles en la dieta española solo un 8-9% proviene del vino y un 2% de la cerveza. Por ejemplo, una naranja o una manzana aportarían concentraciones similares de polifenoles a las de una ingesta comparable de vino tinto, y la ingesta media de pan de nuestra dieta la duplicaría.


También ha recibido mucha publicidad un tipo particular de polifenol, el resveratrol, ya que el vino constituye su fuente mas importante en la dieta (más del 98%). Sin embargo, se cuestiona fácilmente su eficacia ya que, para alcanzar la dosis preventiva de esta sustancia (1 g/día), habría que beber nada menos que 550 litros de vino tinto o 1 300 litros de cerveza.


Fuente: El Comercio

Comentarios


Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram
bottom of page