top of page

Cómo cuidar a nuestros perros y gatos durante el celo


Cuando una perrita está en celo, todos los perros machos del vecindario probablemente serán los primeros en saberlo y generalmente el dueño es el último en enterarse. Se da por enterado cuando de repente ve a los “admiradores” en el porche delantero, esperando ansiosamente a que salga la princesa.


La noticia del celo simplemente ha viajado por el aire durante varios kilómetros, llegó a las narices de los canes, haciendo que pasen de perros tranquilos y relajados a hiperactivos que solo quieren escapar, y aunque las perras pueden parecer seguras y bien contenidas en un jardín, ha habido más de un caso de perros que han podido aparearse incluso a través de vallas metálicas.


La forma más obvia de mantener a los perros machos alejados de una perra en celo es alejarla de los demás, pero eso es más fácil decirlo que hacerlo. Los canes tienen un fuerte sentido del olfato y están dispuestos a viajar grandes distancias y superar muchos obstáculos para encontrar a su alma gemela. Y ella también está igual de ansiosa por conocer a sus admiradores.

“Puede quejarse, caminar de un lado a otro cerca de la puerta e incluso aullar. Mantenga un ojo de águila sobre ella mientras intente escapar”, señala el blog Pethelpful sobre este tema y ofrecen tres estrategias confirmadas los veterinarios de su staff: mantener a los machos y las hembras separadas, incluso entre ellos, si tiene una camada numerosa; siempre asegurarse de tener ventanas y puertas cerradas; y usar calzones especiales para perros que no pueden prevenir 100 % el embarazo, pero sí dificultar un poco las cosas a los animalitos y al menos le da tiempo de intervenir rápidamente.


“La solución más obvia y altamente recomendada es esterilizar y castrar a los perros. De esta manera, ya no tendrá que soportar los aullidos, limpiar el desorden ni lidiar con embarazos no deseados en un mundo que ya está superpoblado por perros no queridos. Además de esto, la esterilización de perras ofrece la ventaja de prevenir embarazos falsos e infecciones uterinas potencialmente peligrosas”, concluye el portal.


Es crucial aprender el ciclo del celo de las mascotas si no están esterilizadas

“La falta de cuidado de una mascota durante su ciclo reproductivo es una de las diversas causas por las cuales se tiene un número elevado de perritos y gatitos sin hogar y o en malas condiciones, siendo un ciclo interminable incluso para las personas que se encuentran interesadas a brindarles una ayuda”, explica el auxiliar de veterinaria Stefano Pinoargote. Por eso, considera que si el animalito no está castrado, lo mejor que puede hacer mientras tanto es familiarizarse con su ciclo de celo.

“Como dueños lo primordial es tener en cuenta los tiempos en los cuales su perrita o gatita entra en su periodo de celo, se puede identificar por hinchazón en la vulva, sangrado, aumento de mamas. En el caso de las perritas, el celo dura un aproximado de 21 días y los días de más fertilidad son entre el 8 y 12, se puede prever gestación no deseada cerrando todo tipo de acceso a salidas y paseos siempre con correa. En caso de tener perritos machos no esterilizados, se recomienda aislar a la perrita ya que muchas veces los machos se suelen deprimir cuando la hembra está en celo, y en caso de haber más de un macho, incluso por cuestión territorial pueden tener actitudes agresivas entre ellos”.


La etapa de estro (como también se le llama al celo) en los perros tiende a comenzar luego de una semana a diez días después de notar la secreción sanguinolenta y dura aproximadamente entre cuatro y catorce días. Reconocer los signos de la etapa de celo de la perra es importante para saber cuánto tiempo tienes para separarla de otros perros. Por lo general, una vez que la perra ha perdido el interés por los perros machos sale del celo.


“Otro efecto secundario muchas veces de cuando las perritas entran en celo son los embarazos psicológicos, que suelen tener síntomas de gestación sin que precisamente esté cursando por una”, agrega Pinoargote. “Tener controlados los periodos de celo de su mascota le ayuda a tomar un mejor control de precaución, consultando con su veterinario de cabecera le pueden derivar anticonceptivos para prevenir embarazos. Abusar de los anticonceptivos no suele ser recomendable, siempre la opción más responsable para cuidar a nuestros animalitos de embarazos, ETS, lesiones físicas por agresividad, infecciones, entre otros, va a ser la esterilización, de preferencia a temprana edad, es mucho mejor esterilizar a su mascota cuando esté joven a tener que hacerlo por alguna emergencia en un animalito adulto (cosa que se ve muy seguido)”. Con esto, puntualiza el auxiliar, evitamos la sobrepoblación de los peluditos y les ayudamos de gran manera en sus cuidados”.


“He podido observar de primera mano que profesionales en el área fuera de los servicios médicos siempre están en una constante labor de educar a los dueños de sus mascotas, lo que a la larga en nuestro país ha tenido resultados fructíferos y se los puede observar en las diversas fundaciones que gestionan ayuda, hasta en organizaciones barriales para realizar campañas de esterilización a los animalitos sin dueño que circulan a sus alrededores, pero todavía falta mucho por seguir concientizando”.


Cómo es el estro (celo) en los gatos

Los gatos tienen su primer ciclo reproductivo cuando alcanzan la pubertad. En promedio, la pubertad o madurez sexual ocurre por primera vez en los gatos alrededor de los seis meses de edad, pero esto puede variar ligeramente según la época del año. Los gatos son estacionalmente poliestros, lo que significa que tienen múltiples ciclos durante la temporada de reproducción. Es decir, si una gata no queda preñada, puede entrar en celo cada dos o tres semanas. Cada celo generalmente dura varios días, siendo la duración un promedio de siete días.


Durante la fase de celo, una gata puede mostrar cambios de comportamiento, como vocalización fuerte y constante; frotarse o aumentar el afecto; pulverización de la orina; rascar puertas/ventanas, intentar escapar; levantar su parte trasera en el aire mientras mueve la colita, lo que indica que es receptiva a los gatos machos. Estos síntomas se resolverán dentro de las 24 a 48 horas posteriores a la ovulación, si la gata se aparea. De lo contrario, estará en “celo” durante siete días.


Fuente: EL UNIVERSO

Comentarios


Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram
bottom of page