top of page

Así fue el avistamiento de una ballena azul en las costas de Ecuador, algo pocas veces registrado


Una ballena azul de 18 metros de largo fue observada cerca de la costa de la Isla de la Plata, en Manabí, el 22 de enero último.


Investigadores de la Fundación Ballenas del Pacífico, del Museo de Ballenas de Salinas, de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) y WildAid encontraron una ballena azul de aproximadamente 18 metros de largo cerca de la Isla de la Plata, frente a las costas de la provincia de Manabí, el 22 de enero pasado.


Las aguas alrededor de la Isla de la Plata son conocidas por las ballenas jorobadas que se las observa entre junio y octubre, pero también otras especies de delfines y ballenas frecuentan esta zona con regularidad.


El registro se dio en el contexto de un programa de cooperación interinstitucional creado para generar conocimiento de delfines costeros y ballenas en aguas ecuatorianas, promover su conservación y apoyar las actividades de control y vigilancia de las áreas marinas y costeras protegidas regentadas por el Ministerio del Ambiente, informa Fernando Félix, investigador del Museo de Ballenas de Salinas y de la PUCE.

La ballena azul es el animal más grande que ha existido en la historia del planeta. En aguas antárticas se han registrado especímenes de más de 30 metros de longitud y 150 toneladas de peso.


Fue una de las especies más atractivas para los balleneros que acabaron con el 99 % de ballenas azules en la Antártida durante el siglo XX, quedando apenas unos pocos cientos de ellas después de este periodo de caza.


La Comisión Ballenera Internacional prohibió su captura a partir de 1966. Pese a la prohibición, la especie aún no se recupera y sigue siendo considerada en peligro de extinción, agrega Cristina Castro, de la Fundación Ballenas del Pacífico.


A diferencia de las ballenas jorobadas, la migración de la ballena azul no es tan regular. Su alta demanda energética requiere que las ballenas azules tengan que alimentarse a lo largo de todo su ámbito de distribución, por lo que tienden a migrar y concentrarse en zonas de alta productividad, señala Félix, investigador que participó en la expedición.

Grandes misterios rodean a este gigante, pues poco se conoce de sus rutas de migración, de su distribución en aguas abiertas e incluso dónde se reproducen.

Existe solo un puñado de registros de ballenas azules en aguas costeras de Ecuador en los últimos 20 años. De allí la importancia de este nuevo reporte.


La información histórica da cuenta de su presencia a principios del siglo XX en la zona sur de Manabí, según reportes de flotas balleneras noruegas que realizaron campañas de caza en esta zona.


Su presencia, por lo tanto, podría ser considerada un síntoma de recuperación, de regreso a zonas tradicionales de distribución o simplemente el reflejo del escaso esfuerzo de investigación de ballenas en esta época del año.


Los registros balleneros de la caza de ballenas azules realizada en la costa norte de Perú muestran que son más abundantes en esta parte de la costa sudamericana entre diciembre y marzo, por lo que el golfo de Guayaquil y la costa central de Ecuador podrían ser lugares importantes para la distribución y alimentación de la especie durante una parte de su ciclo de vida.


“Las aguas del golfo de Guayaquil son muy productivas. Ecuador podría ser un sitio de alimentación o de tránsito para ballenas del hemisferio norte que bajan a Perú y tal vez más al sur. No conocemos mucho de sus movimientos e identidad de la población que pertenece. Por eso es importante el registro y la biopsia que tomamos para estudios de genética poblacional”, afirma Félix.


Las ballenas azules son ocasionalmente observadas en las islas Galápagos, donde son más abundantes entre junio y noviembre, aunque también han sido avistadas durante meses cálidos.


Al igual que otras especies de grandes ballenas, existen poblaciones diferentes en ambos hemisferios. En el Pacífico Sur hay dos subespecies reconocidas y un número aún desconocido de poblaciones diferentes, incluyendo una que se distribuye a lo largo del Pacífico Sudeste entre Chile y Ecuador, relata Félix.


Sin embargo, es posible que las ballenas azules que frecuentan las costas de Ecuador entre diciembre y marzo pertenezcan a una población de estas especies del hemisferio norte y no del sur.


Fuente: EL UNIVERSO



Comments


Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram
bottom of page