Las patas de los perros no deben limpiarse con alcohol o cloro


Ante el confinamiento, la población está tomando medidas extremas de higiene en los perros, que pueden seguir saliendo a la calle para pasear, pero muchas personas les lavan sus patas con cloro o con gel antibacterial, lo cual es dañino para su piel y pueden provocarles irritaciones y quemaduras. Se recomienda lavar las patas y hocico de los perros con toallitas húmedas, o agua y champú para mascotas.

Si bien es importante resaltar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya aclaró que los perros no trasmiten el coronavirus al humano, ni viceversa; el pelaje, cola, hocico y cojinetes del perro pueden “guardar” el virus como lo puede “retener” un objeto de plástico, metal, tela y otros materiales. De ahí la importancia de tener una limpieza máxima.

Teniendo en cuenta lo anterior, el papel que juegan los animales de compañía en la transmisión de coronavirus es igual que la de un objeto que puede movilizar un virus, los conocidos como fomites, pero de ninguna manera producir un contagio por sí mismos. Adicionalmente, la recomendación es dar paseos cortos, así como evitar que los perros entren en contacto con otros animales o con personas, según Animal’s Health.

Cabe resaltar que las recomendaciones de limpiar a los perros al entrar a casa siguen la línea de las que se aplica uno mismo, y en ningún momento deben de comprometer el bienestar de los animales, por tanto es desaconsejable utilizar productos que irriten su piel, y ser especialmente cuidadosos al limpiar su boca y sus ojos.

Los geles desinfectantes están fabricados a base de etanol. La web Pet Poison Help recuerda que estos productos consumidos en grandes cantidades pueden causar letargo, vómitos, falta de coordinación, respiraciones débiles y caída de los niveles de azúcar en la sangre, la presión arterial y la temperatura corporal, aunque admiten que al tener mal sabor es poco probable.

Otra sustancia que está usando es el cloro, que su sustancia activa, el hipoclorito de sodio, tiene propiedades viricidas, pero su uso está recomendado para la desinfección de superficies, no de personas y por tanto, tampoco animales. Esta acción puede provocar desde irritación leve de los tejidos, incluidos los ojos o la piel, hasta lesiones corrosivas o cáusticas graves, especialmente el tracto digestivo al ingerirse. La gravedad puede variar según la concentración.

Es importante también recordar, que al aumentar la higiene en el hogar, hay que reforzar también las medidas para que los animales de compañía no tengan acceso a las estancias que se hayan limpiado, si así lo recomienda el producto. También hay que mantenerlos fuera de su alcance.

Las últimas noticias de dos perros positivos en Hong Kong, aunque no presentaban síntomas, está teniendo consecuencias negativas para algunos animales, según ha lamentado la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales (WSAVA).

Esto ha llevado a que algunos expertos del sector, como el virólogo Fernando Fariñas tengan que insistir en que no hay pruebas de que los animales de compañía puedan infectarse y las pruebas serológicas realizadas a uno de los perros demostraron que no presentaba anticuerpos.

Fuente: La Opinion

Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram