El cambio climático ha desplazado los polos de la Tierra unos 4 metros, según estudio chino



Un derretimiento más rápido del hielo provocado por el calentamiento global está causando que los polos magnéticos norte y sur se desplacen alrededor de la superficie de nuestro planeta.


El aumento de las temperaturas globales causado por actividades de los seres humanos ha provocado los cambios en el campo magnético de la Tierra, afirma un nuevo estudio de investigadores chinos y daneses y publicado en Geophysical Research Letters.


Investigadores han revelado que el derretimiento de los glaciares por el cambio climático causó cambios en la masa de la Tierra a mediados de la década de 1990. Este cambio en la masa hizo que el movimiento de los polos magnéticos girase y acelerara hacia el este, dicen.

Los polos magnéticos norte y sur de la Tierra se mueven constantemente, un fenómeno conocido como “vagabundeo polar” o “deambulación polar”, a diferencia de los polos geográficos norte y sur, que permanecen en una posición fija.

Debido a que los polos magnéticos norte y sur de la Tierra son perturbados y arrojados en diferentes direcciones por variaciones en la masa, los científicos tienen que rastrear continuamente su posición.


Esto se debe a que estas variaciones pueden causar estragos en los sistemas de aviación y navegación, incluidas las aplicaciones para teléfonos inteligentes que utilizan GPS, que dependen de lecturas precisas del campo magnético.


La Tierra gira alrededor de un eje como una parte superior, explica Vincent Humphrey, un científico del clima de la Universidad de Zúrich que no participó en esta investigación, en un reporte al Daily Mail.


Si el peso de una parte superior se mueve alrededor, la parte superior giratoria comenzaría a inclinarse y tambalearse a medida que cambia su eje rotacional.


Lo mismo le pasa a la Tierra cuando el peso se desplaza de una zona a otra.

Generalmente, el movimiento polar es causado por cambios en la hidrosfera, la atmósfera, los océanos o la Tierra sólida. Sin embargo, los registros observacionales a corto plazo de información clave en la hidrosfera (es decir, cambios en el almacenamiento de agua terrestre) limitan una mejor comprensión de la nueva deriva polar en la década de 1990.

“Te dice lo fuerte que es este cambio de masa, es tan grande que puede cambiar el eje de la Tierra”, dijo el investigador suizo.


Cambio de milisegundos en el día

Humphrey dijo que el cambio en el eje de la Tierra no es lo suficientemente grande como para que afecte la vida cotidiana. Podría cambiar la duración del día que experimentamos, pero solo por milisegundos.


Investigaciones anteriores han determinado movimientos recientes del Polo Norte lejos de Canadá y hacia Rusia, causados por factores como el hierro fundido en el núcleo exterior de la Tierra.


El hierro es súper caliente (más de 5.432 grados Fahrenheit) y es tan escurridizo como el agua, lo que significa que fluye muy fácilmente.


A medida que el líquido fluye, arrastra el campo magnético con él - y sus correspondientes polos magnéticos norte y sur.


Ya se sabe que el campo magnético de la Tierra está creado por el movimiento de hierro líquido en el núcleo exterior de la Tierra, a unas 1.800 millas por debajo de nuestros pies.


Actividad humana interfiere

Pero la forma en que se distribuye el agua en la superficie de la Tierra es otro factor que impulsa la deriva, según los expertos chinos, a saber, el almacenamiento de agua terrestre (TWS).


TWS se define como todas las formas de agua almacenada en la superficie de la Tierra, incluyendo agua superficial, humedad del suelo, agua subterránea, vegetación, nieve, hielo y permafrost.


Los cambios en TWS significan que el agua en tierra, incluyendo agua congelada en glaciares y aguas subterráneas almacenadas bajo nuestros continentes, se está perdiendo a través del derretimiento y el bombeo de aguas subterráneas.


Esta pérdida de agua, provocada por el aumento de las temperaturas globales, contribuyó a los cambios en la deriva polar en las últimas dos décadas al cambiar la forma en que se distribuye la masa por todo el mundo, afirman los autores.


El agua subterránea se almacena bajo tierra pero, una vez que se bombea para beber o para la agricultura, la mayoría acaba fluyendo al mar, redistribuyendo su peso en todo el mundo. Toda esta masa que solía almacenarse y concentrarse en ciertos lugares ahora se ha esparcido por los océanos y mares del mundo. De acuerdo a Muy Interesante, en los últimos 50 años, la humanidad ha extraído 18 mil millones de toneladas de agua de depósitos subterráneos profundos sin que haya sido reemplazada.


Los expertos afirman que la actividad humana directa puede tener un impacto en los cambios en la masa de agua en la tierra. Su análisis reveló grandes cambios en la masa de agua en áreas como California, el norte de Texas, la región alrededor de Beijing y el norte de la India, por ejemplo, todas las áreas que han estado bombeando grandes cantidades de agua subterránea para uso agrícola. Tanto el agotamiento de las aguas subterráneas como el derretimiento de los glaciares polares se deben a la actividad humana insostenible. (I)


Fuente: El Universo

Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram