Anna, de padres chinos, llevó comida para compartir con sus compañeros, nadie la aceptó por miedo al covid-19

03/04/2020

 

"¿Por qué Anna volvió llorando? Porque chicos de la escuela le dijeron que esa comida era china, que tenía coronavirus, que no querían comer porque se iban a contagiar. Alguno incluso tiró la comida a la basura".

 

Esto fue lo que vivió una pequeña de padres chinos en un colegio en Argentina, país que este 3 de marzo del 2020 confirmó su primer caso de covid-19. 

 

Quien compartió lo que sucedió con la niña en redes sociales fue Natalia Lavena y lo hizo el pasado 2 de marzo.

 

La mujer dijo sentirse "indignada y triste", pues Anna Liu es una de las mejores amigas de Sophi, su hija.

 

"Siempre tiene una sonrisa en su cara, es divertida y conversadora", pero esa sonrisa se apagó tras un incidente racista que sufrió en su escuela.  Anna, dice Laverna, volvió llorando a casa.

 

"La discriminaron por ser china, porque en este país donde la mitad de la gente bajó de un barco nos seguimos dando el lujo de discriminar a alguien por su origen, por su nacionalidad, por su raza o su religión". 

 

La publicación de  Laverna alcanza hasta este 4 de marzo del 2020 más de 1 00 compartidos en la red social Facebook y ha sido replicada por varios medios de conunicación argentinos.

 

En ella, la mujer cuenta que los padres de la pequeña son comerciantes que llegaron desde China a Argentina.

 

En este país nació y creció la niña que "habla una mezcla de castellano y chino".  El pasado viernes 28 de febrero del 2020, la escuela a la que asiste Anna solicitó a los niños que para el lunes 2 de marzo cada uno lleve su merienda.

 

"El Gobierno no mandó las partidas para la copa de leche. La mamá de Anna Liu mandó budín y chupetines para todo el grado, por si alguno de los nenes no tenía. La mamá de Anna Liu tiene un mercado y labura todos los días todo el día, no le sobra la plata, pero seguramente sabe lo que es que te falte comida y se preocupó por todos los nenes, no solo por su hija", relata Lavena. 

 

El comedido gesto de la mujer se vio opacado por el incidente. Según Lavena no fueron los compañeros de grado de Anna los que se negaron a compartir con ella la merienda, "pero igual, son de la escuela, son de Trelew, son de este país donde nos creemos más que todos", criticó.

 

Además de escuchar sobre lo sucedido por su hija, Laverna cuenta que la madre de Anna envió un mensaje al grupo de padres de familia "con mucha angustia. Angustia que entiendo, que comparto y que me llena de indignación". 

 

En la comunicación, según la publicación de redes sociales, la madre de la niña "nos aclara, como si hiciera falta, que solo están en Trelew, que no viajan ni a la playa porque trabajan todo el día. Que de dónde van a sacar el virus". 

 

Para Laverna, lo más preocupante es que haya estudiantes "de primaria con tanto odio suelto" y que haya adultos "que les digan que odiar a otro porque es distinto está bien, que tener los ojos rasgados, aunque seas igual de argentina que yo te haga sospechosa de portar un virus. Como si fueran culpables".  "No es justo", sentenció Laverna, quien pidió a los padres de familia hablar con sus hijos, explicarles, y dar el ejemplo. "Seamos una sociedad mejor. Por favor". 

 




Fuente: Comercio

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas Recientes
Please reload

Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

¡Parte de tu vida!

© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.