Jennifer Lopez y Shakira arrasan en la Super Bowl más latina de la historia

02/03/2020

Ambas artistas hicieron las delicias de los espectadores en un número donde también participaron J Balvin y Bad Bunny

 

 

El descanso de la Super Bowl es uno de esos momentos que acaparan casi más miradas que el propio partido de fútbol americano. Este año las encargadas de entretener al público del Hard Rock Stadium de Miami, y de la audiencia planetaria, han sido Jennifer López (50 años) y Shakira (43). Ambas artistas presumieron de orgullo latino, lo dieron todo sobre el escenario en apenas un cuarto de hora y tuvieron la colaboración especial de J Balvin y Bab Bunny.

 

El espectáculo de música latina e internacional también contó con el debut mundial como cantante de Emme Muñiz, la hija de Jennifer López y Marc Anthony. Lideró un coro de niños vestidos de blanco mientras Shakira tocaba la batería y su madre la acompañaba con la bandera de Puerto Rico a modo de capa.

Show de Shakira y Jennifer López

 

Celebración de la cultura latina y mensaje de unidad

El descanso de la Super Bowl fue exactamente lo que ambas artistas habían prometido, una celebración de la cultura latina y un mensaje de unidad y de esperanza a la infancia, en especial a los niños de las minorías étnicas y demográficas en Estados Unidos, que esta semana arranca un polarizado proceso electoral para escoger al próximo presidente el próximo 3 de noviembre.

 

Justamente en este Super Bowl el actual mandatario estadounidense, Donald Trump, se convirtió en el primer presidente en ejercicio en comprar espacio publicitario para su campaña proselitista en una final de la liga de fútbol americano (NFL), que se calcula fue vista por cerca de 100 millones de personas. Su anuncio de 30 segundos de duración le habría costado unos 10 millones de dólares.

 

Sin embargo, Trump estuvo ausente, aunque estaba en su mansión en la vecina ciudad floridana de West Palm Beach, quizás para evitar la posibilidad de ser abucheado tal y como sucedió en el quinto partido de la final de la liga de béisbol en octubre pasado. El exalcalde de Nueva York y multimillonario Michael Bloomberg, precandidato por el Partido Demócrata, fue el otro político que aprovechó para presentarse ante la millonaria audiencia del encuentro deportivo con un carísimo anuncio.

 

Aunque los anuncios comerciales suelen ser la parte más comentada del Super Bowl, incluso por encima del resultado deportivo, en las redes sociales las líderes de las tendencias fueron las estrellas del medio tiempo.

 

El show lo comenzó Shakira, quien vestida de rojo se paseó por algunos de sus principales éxitos. La cantautora colombiana compartió el escenario con el artista urbano Bad Bunny. Tocó la guitarra y bailó su ya conocida danza del vientre y, aunque insertó algunos segmentos en español, la mayoría de su espectáculo fue en inglés.

 

Jennifer López, por su parte, hizo una versión actualizada de su show de los últimos años, con la adición de un tubo de “striptease”, que manejó a su antojo demostrando que ha mantenido el entrenamiento al que se sometió para su película Hustlers. Su invitado fue el reguetonero J Balvin, quien cantó un segmento de su éxito Mi gente.

 

Así, Shakira cantó con un puertorriqueño y López con un colombiano. Un mensaje más de unión y compenetración entre los latinos. Bailaron y cantaron salsa, cumbia, merengue y reguetón.

 

Las dos artistas latinas terminaron cantando juntas Waka Waka, la canción oficial del Mundial de Sudáfrica de 2010, enfundadas ambas en sexys bodies metálicos, melenas rizadas y al viento, y se despidieron con un sonoro “Gracias” y “Thank You”, en otra muestra de la cada vez mayor presencia de la comunidad latina en EE.UU.

 

FUENTE: lavanguardia

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas Recientes
Please reload

Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

¡Parte de tu vida!

© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.