¿Cómo saber si te mienten por WhatsApp?

10/29/2018

 

 

Cuando estamos en vivo, frente a la otra persona, es más fácil captar pequeños matices, cambios en sus gestos, que son indicativos de que no nos están diciendo la verdad. Está demostrado que cuando mentimos emitimos una serie de señales que pueden delatarnos: 
nuestro lenguaje cambia, automáticamente elevamos el tono de voz y nuestro cuerpo se tensa.
Todo esto sin darnos cuenta, son mecanismos de defensa. Algo así como impulsos reflejos.

Pero claro, ahora que la comunicación se realiza en mayor medida a través del celular, cómo ¿podemos saber si nos están ocultando algo?

El colaborado de medios como el Wall Street Jounal, Forbes o el New York Times, Tyler Cohen, un oficial de la Agencia de Inteligencia de la Defensa estadounidense y experto en destapar mentiras,  explica cómo descubrir un engaño enviado por correo electrónico o whatsapp.


Para saber si alguien nos está mintiendo, Cohen sugiere utilizar una versión modificada de una técnica conocida como “análisis de declaraciones”, empleada por la policía y los jueces para buscar el engaño analizando detalladamente las palabras de un acusado.

Este análisis consiste en estudiar a detalle las palabras que maneja la persona en cuestión, con el objeto de detectar fallos.

Toma nota de lo siguiente, te será útil para saber si mienten o no.

Ausencia de pronombres personales
Cuando alguien miente, el “yo” o el “nosotros” tiende a desaparecer en la conversación. Esta clase de lenguaje distante es una forma inconsciente de desvincularnos de la situación. También es una manera de no dar mayores detalles sobre la identidad de posibles acompañantes.

Ignoran algunas preguntas
Mentir es una práctica incómoda, incluso desde Whatsapp. Así que presta atención si tu interlocutor ignora tus preguntas, también si las responde de forma insuficiente. Si miente, querrá cambiar o evadir el tema de cualquier forma por la tensión que le genera la mentira, y esta es una manera de hacerlo.

Escriben distinto a como acostumbran
Si chateas frecuentemente con alguien, sabes cómo se expresa y lo que siente, si está enojado, molesto o triste, a pesar de sus esfuerzos por ocultarlo. Solo basta con darte cuenta de que redactan de forma distinta a la cotidiana para notarlo lo mismo sucede cuando mienten.

Se excusan demasiado, son ambiguos
Las expresiones exculpatorias son usadas, por lo general, cuando no nos sentimos cómodos con lo que pronunciaremos a continuación. Es por ello que comúnmente son utilizadas como preámbulo para soltar una mentira.

Expresiones como “supongo”, “posiblemente o probablemente”, “estoy bastante seguro” y “veremos”, pueden señalar mentiras.

Las expresiones ambiguas son el arma de los mentirosos, el As bajo la manga para eludir hablar con la verdad. Después de todo es más sencillo esquivar dar una respuesta honesta que tal vez no caiga en gracia, usando palabras u oraciones que no afirmen ni nieguen un hecho, sino que hablen de posibilidades.

Cuando estamos describiendo un evento pasado solemos utilizar verbos en pasado. Pero si estamos mintiendo, y nos estamos inventando las cosas sobre la marcha, es sencillo que, sin darnos cuenta, empecemos a hablar en presente.

Es preciso aclarar que el “análisis de declaraciones” no es una manera 100% fiable para descubrir engaños. No obstante, si hablas con alguien por escrito e incurre en la mayoría de los puntos, la posibilidad de que esté ocultando algo es mucho mayor, de acuerdo a lo que sugiere Tyler Cohen.

Aunque descubrir a un mentiroso por correo es más difícil, agrega Cohen, “la mayor parte de las personas prefieren decir la verdad y, por ello, cuando mienten, la verdad se acaba filtrando”.

Ya lo dice el dicho, se agarra antes a un mentiroso que a un cojo.

 

FUENTE: eldiariony

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Entradas Recientes
Please reload

Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram
  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco

¡Parte de tu vida!

© 2018 by Clowdie and Fran Ramírez Graphics.