Perrito se subía todos los días al Tranvía de Cuenca, buscando regresar a su casa


Una emotiva historia conmovió a Cuenca al conocer lo que sucedía con Baster, un perrito de color negro, que todos los días se subía al Tranvía buscando regresar a su casa.


Todo comenzó, cuando su dueña tuvo que viajar y dejó encargado a su perrito con sus vecinos. Sin embargo, por accidente la puerta de la casa quedó abierta y Baster salió a la calle. Esto sucedió el 7 de agosto.


Su dueña al enterarse de esto, regresó de inmediato a Cuenca e inició la búsqueda inalcanzable de su mascota. Realizó publicaciones en varias páginas de Facebook e Instagram, para ver si alguien lo había visto o lo reconocieran. Desde su llegada, la mujer publicó una fotografía diaria de su perrito.


Hasta que un día, una mujer publicó una fotografía de un perrito que se había subido al Tranvía y pedía que alguien lo reconozca porque parecía perdido. Se trataba de Baster, la dueña se comunicó con la mujer y le contó que el señor del Tranvía lo había bajado dándole un pan. Entonces la dueña fue a buscar al trabajador y este le indicó que el perrito se había quedado una parada antes del fin de la ruta.



Un día después le escribieron nuevamente para infórmale que lo habían visto por el mismo lugar; su dueña pidió que si lo ven lo atrapen para ella poder ir a buscarlo. Desde aquel día, la mujer supo que lo podría tener con su familia otra vez y se esforzó más en su búsqueda.


Mientras tanto Baster el perrito extraviado, todos los días tomaba el tranvía y recorría la ruta hasta las últimas paradas. Personas en redes sociales informaban que lo veían en el parque industrial, en la feria libre. El perrito se subía y se acostaba en los vagones, con la esperanza de llegar a dar con sus dueños, hasta que un día, los trabajadores del Tranvía en colaboración con Gaby P., hicieron posible el reencuentro de Baster con su dueña después de un mes perdido.


Un día después le escribieron nuevamente para infórmale que lo habían visto por el mismo lugar; su dueña pidió que si lo ven lo atrapen para ella poder ir a buscarlo. Desde aquel día, la mujer supo que lo podría tener con su familia otra vez y se esforzó más en su búsqueda.


Mientras tanto Baster el perrito extraviado, todos los días tomaba el tranvía y recorría la ruta hasta las últimas paradas. Personas en redes sociales informaban que lo veían en el parque industrial, en la feria libre. El perrito se subía y se acostaba en los vagones, con la esperanza de llegar a dar con sus dueños, hasta que un día, los trabajadores del Tranvía en colaboración con Gaby P., hicieron posible el reencuentro de Baster con su dueña después de un mes perdido.


“Hacemos un llamado a todas las personas que han perdido su mascota, no dejar de buscarlos porque allá afuera en las calles, ellos pueden estar haciendo lo imposible para regresar a su hogar”, dijo su dueña cuando logró encontrar a su perrito amado


Fuente: METRO ECUADOR


Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram