Laura Bozzo reaparece y anuncia que su orden de captura fue anulada: Aquí estoy más fuerte que nunca



En agosto de este año, un juez federal ordenó la captura de la presentadora peruana porque no se entregó cuando se le impuso prisión preventiva por un presunto delito fiscal. Según medios locales, la Fiscalía General de México solicitó a la Interpol una ficha roja para buscar a Bozzo en más de 190 países y presentarla ante el juez mexicano.


Hoy, luego de varios meses de ausencia, reaparece en sus redes sociales asegurando que la orden de captura en su contra ha sido anulada luego de un acuerdo con las autoridades.

“Los he extrañado con toda mi alma, he pasado por momentos tan dolorosos que no se pueden imaginar, pero gracias a Dios el día de hoy ya salió la resolución de suspensión definitiva de mi orden de captura, luego de haber cumplido con los requisitos impuestos por el juez y apersonarme al juzgado y de pagar la suma que ellos impusieron. Gracias a la justicia mexicana, gracias a mi abogado adorado, Diego Ruiz Durán”, dijo en un video posteado en su cuenta de Instagram.


La también abogada añadió que “cualquier aclaración sobre este asunto (su situación judicial), del que se han dicho las mentiras más grandes del mundo sobre este tema, las vamos a aclarar con pruebas, como me gusta a mí, que soy abogada; con pruebas, papelito manda, y vamos a comprobar toda esa campaña difamatoria en contra mía”.


Bozzo también aseveró que va a volver a la televisión con el formato original del programa Laura en América, pero vinculado con las redes sociales. “Yo no soy una estrella de televisión, yo soy una persona cercana a la gente, que ama ayudar, y es lo único que se van a llevar ustedes, tanto los que me quieren y no me quieren. Aquí estoy más fuerte que nunca”.


Ella había sido procesada por un presunto delito fiscal que sobrepasa los 12 millones de pesos (602.004 dólares) al vender un inmueble embargado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT), y se le impuso prisión preventiva.


Dicho embargo pretendía garantizar el cumplimiento de una deuda por 13.769 millones de pesos (690.750 dólares) y al comercializarlo incurrió en el delito de “depositario infiel”, por el que podría ser castigada con una pena de tres a nueve años en prisión. (I)


Fuente: El Universo

Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram