El comediante Andrés López retorna a Ecuador para reencontrarse con sus ‘parientes’


La última vez que estuvo en Ecuador fue en el 2018. Tras esos cuatro años de ausencia en los escenarios del país, el comediante colombiano Andrés López retorna para reencontrarse con sus ‘parientes’, como llama a su público.


“Aquí está este pariente que vamos con todo el power, con toda la sensación, mejor dicho es este pariente, va el pariente de visita. Vamos a estar en Guayaquil con La pelota de letras, luego salgo a Quito con Llegar a Marte y después a Cuenca con La pelota de letras”, dijo López a este Diario desde su natal Colombia el lunes 24 de octubre.


“Los que yo considero que van a mi show son parientes, porque uno se mueve es por los parientes, porque mi competencia es el sofá de una casa, el streaming, el play, el que se quedó en la casa viendo las cosas por el celular, esa es mi competencia. Si deciden moverse hasta el teatro es porque, ¡wow!, somos parientes”, añadió.


La pelota de letras es una obra que encierra las particularidades de las diferentes generaciones y cómo la evolución de las redes sociales se ha ido apropiando de gran parte del tiempo.


Según López, el primer manuscrito de la pieza lo realizó en 1993 y desde ese entonces empezó el viaje. En ese tiempo no existía Facebook. “Creo que Mark Zuckerberg estaba graduándose de la secundaria, no había ni MySpace... Hay que hablar de todos los fenómenos macrocibernéticos, microcibernéticos... Como ya no es que tengamos tiempo libre, es que perdemos el tiempo libre...”, explicó.


La pelota de letras es una obra orgánica. Está viva, siempre cambiante, es como un ser vivo que cambia de acuerdo a las circunstancias, tiene su estructura que la sostiene, pero está viva, camina, crece. Las generaciones crecen, entonces crece La pelota de letras, cambian las edades, cambian las generaciones, todo eso hay que hablarlo, porque un pariente va de visita, pues vamos a hablar, es ponernos de acuerdo en qué ha pasado...”, agregó.


‘Llegar a Marte’

Sobre Llegar a Marte, en la que se combinan la ciencia y el amor, es tan complicado como “llegar a Marte”, dijo entre risas. “El amor es una misión espacial (y se involucra la ciencia). Una cosa es decir ‘te amo’, otra vaya y haga la vuelta, colonice el planeta, haga la atmósfera respirable en este hogar, sí, porque hay hogares que a veces no tienen la atmósfera respirable, entonces vivimos en un planeta Tierra, en un hogar, qué tal hacer la atmósfera respirable, este universo es hostil, estamos en un hogar muy cómodo comparado con el resto del Universo... Tenemos que ser responsables por ese diminuto punto azul llamado planeta Tierra...”, comentó.


El colombiano señaló que algo similar ocurre con el amor. “A veces damos por sentado que tenemos ese calor, ese deseo, esa intensidad de almas juntándose, entonces damos por sentado eso y hay que hacer algo al respecto, hay que cuidarlo en un estatus continuo, continuo de amor...”, sostuvo.


“Esta obra se la dediqué a mi esposa, se la escribí a ella. Duré seis años escribiendo la epopeya, basado en líneas de comedia que yo había escrito desde mucho antes, pero que se fueron construyendo orbitándole a ella...”, añadió.


Fuente: EL UNIVERSO


Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram