¿Cuáles son los panes más saludables y porqué sueles consumir el peor?



El pan es un alimento básico en todo el mundo. Sin embargo, a pesar de su gran popularidad, muchas personas limitan su consumo y el de otros carbohidratos cuando intentan llevar una alimentación más saludable o perder peso.


Si bien una dieta baja en carbohidratos puede ser beneficiosa para algunos, las pautas dietéticas recomiendan que del 45% al 65% de las calorías diarias provengan de los hidratos, y que aproximadamente la mitad de ellas sean de cereales integrales.


“Cualquier tipo de pan puede ser parte de una dieta saludable, pero hay algunos que ofrecen más nutrientes que otros”, aseguró en diálogo con Business Insider Jamie Gnau, instructora clínica de ciencias biomédicas en la Universidad Estatal de Missouri (EEUU).


Por ejemplo, el pan integral contiene todas las partes del grano original, incluidos nutrientes como vitaminas B, fibra y potasio. Esto lo convierte en una opción más nutritiva que el pan blanco o refinado.

“Hay dietas enteras centradas en eliminar el pan y otros carbohidratos y en avergonzar a las personas que los comen”, explicó a CNN Natalie Mokari, dietista de Charlotte, Carolina del Norte.


“Veo a muchos clientes que piensan que no deberían comer pan, lo que me entristece porque el pan es una gran fuente de granos enteros”, agregó la experta. “Sí, es cierto: el pan puede formar parte de una dieta equilibrada, y los carbohidratos son cruciales para la buena salud”.


Podría ser una buena idea consumir de dos a tres porciones de granos enteros, que se pueden encontrar en el pan, ya que pueden prevenir la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiovasculares y los cánceres colorrectal, pancreático y gástrico, según un estudio de 2017.


“Necesitamos carbohidratos para funcionar”, dijo Mokari. “Los carbohidratos son el alimento del cerebro. Si te das cuenta, cada vez que no tienes carbohidratos, te sientes realmente perezoso, puedes tener niebla cerebral, simplemente no tienes tanta energía”.


Este alimento aporta principalmente hidratos de carbono, pero si elegimos el correcto obtendremos también fibra, vitaminas y minerales que son esenciales para un buen funcionamiento del organismo (Europa Press)

Pan integral

El pan integral no causa picos de azúcar en la sangre como lo hace el pan blanco. Está hecho con el grano original entero. Esto lo convierte en una opción mucho más saludable que el pan blanco, que pasa por un proceso de refinación que elimina el salvado y el germen, las 2 partes del grano más ricas en nutrientes.

A diferencia del pan blanco, que solo contiene carbohidratos, proteínas y pequeñas cantidades de vitaminas, el pan integral contiene: vitaminas B, vitamina E, potasio, folato, hierro y magnesio.


Los granos integrales también tienen un alto contenido de fibra que puede promover la salud digestiva, mantener estables los niveles de azúcar en la sangre y ayudar a controlar el peso, según Sara K. Riehm, dietista de Orlando Health.


Además, la investigación sobre los beneficios para la salud de los cereales integrales en comparación con los refinados muestra que consumir cereales integrales mejora la salud del corazón y la absorción de vitaminas más que los cereales refinados.


Los granos germinados contienen más nutrientes debido a los brotes (Getty Images)

Pan de centeno

El centeno es un tipo de cereal que se parece al trigo, pero suele ser más oscuro y denso. “Contiene muchas de las mismas vitaminas y minerales que se encuentran en el pan integral, como fibra, vitaminas B, hierro y ácido fólico”, aseveró Riehm.

El alto contenido de fibra del centeno puede ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre y disminuir la respuesta de insulina del cuerpo. También puede hacerte sentir lleno por más tiempo, lo que puede ayudar a controlar el peso.


Pan de cereales germinados

“El pan de cereales germinados está hecho de granos integrales y legumbres que se dejan germinar antes de que se procesen para hacer este alimento”, manifestó Riehm.

El proceso de germinación involucrado da como resultado una concentración de nutrientes ligeramente mayor que la de las versiones integrales, aunque los tipos de nutrientes que contienen son relativamente los mismos.

“El pan de cereales germinados también contiene menos almidón”, añadió Gnau, lo que lo hace más fácil de digerir, particularmente para las personas sensibles a los cereales.

Los nutrientes presentes en el pan de cereales germinados incluyen: vitamina C, folato, magnesio, hierro, zinc, fibra y proteína.


Fuente: La Patilla

Entradas Recientes
Siguenos:
  • Facebook Long Shadow
  • Twitter Long Shadow
  • Icono social Instagram